La calle Larios es la obra más emblemática de una constructora liderada por una mujer, Ana López, que afronta la crisis de su sector con serenidad y “los deberes hechos”.