Entre otras acepciones, el diccionario de la RAE define la palabra huella como «rastro, seña o vestigio que deja alguien o algo» e «impresión profunda y duradera». Para reconocer la marca indeleble que plasman algunas personas y entidades en la ciudad a través de su trabajo a favor de la creatividad, la solidaridad y la cultura emprendedora, el Rotary Club de Málaga ha creado este año los Premios Huella, que se entregaron el sábado en el hotel Vincci Posada del Patio.

En su primera edición, el Premio Huella Cultural recayó en la baronesa Carmen Thyssen, que no pudo recogerlo personalmente por una leve indisposición. Por su parte, en la categoría social fue distinguida Joan Hunt, fundadora de Cudeca, entidad que desde hace más de dos décadas presta ayuda desinteresada a enfermos de cáncer en fase avanzada o terminal y sus familiares. Finalmente, el tercer y último galardón en la modalidad de desarrollo de la comunidad fue para Rafael Domínguez de Gor, de Mayoral.