Además de crecer y renovarse, de construir infraestructuras  y venderse turísticamente, de ver pasar la vida, las ciudades tienen que reinventarse cada cierto tiempo. Con la remodelación de la calle Larios Málaga se reinventa.