Varias decenas de obreros trabajaban ayer sin descanso en preparar la plaza de a Constitución para la inauguración prevista para esta tarde. Sólo quedaban los últimos retoques comola colocación de los alcorques, remates en la fuente de Génova y arreglo de su entorno.