Congela ingresos en 14 millones y planea abrir sede en Sevilla el próximo año.

IELCO consiguió en 2012 mantener sus ventas y entrar en Qatar, uno de los países con mayor crecimiento económico del mundo. Este año mira a Latinoamérica, concretamente a Perú, para proseguir su despliegue. Su socio en Oriente Medio es un miembro de la familia real catarí, que tiene el 51 por ciento de las acciones, frente al 49 por ciento de IELCO, que es quien lleva el peso de la gestión de la compañía.

En estos momentos desarrolla una pequeña obra civil, pero contempla otros proyectos de mayor envergadura. «Estamos muy orgullosos de nuestra asociación con la familia Al Thani», explica a elEconomista Ana López, presidenta de la empresa malagueña, quien añade que hay que ir a estos países «con músculo financiero para garantizar tu crecimiento».

Actualmente, la plantilla la integran 40 personas, aunque espera incrementar este número a corto y medio plazo con nuevos proyectos en el exterior. Los dos últimos años facturó alrededor de 14 millones de euros y espera alcanzar la misma cifra en 2013 gracias a sus ventas en el ámbito nacional y también en el exterior. Ante la caída del negocio en la Costa del Sol, ha buscado otros mercados en España, siendo Madrid y Huelva donde más han trabajado últimamente.