111 años después de su inauguración, la calle del Marqués de Larios, junto a la Plaza de la Constitución, se incorpora decididamente a una nueva manera de entender el Centro histórico de Málaga. Unos modos de habitar centros históricos, ya probados en otras ciudades europeas, con los cuales se revalorizan aquellos lugares de los que surgieron las ciudades actuales, permitiendo recuperar todos sus valores y atractivos para un hábitat ciudadano de calidad.