La creciente inestabilidad y el terrorismo yihadista no frenan a los empresarios malagueños con intereses en Oriente Medio. Hay empresas que incluso están implantadas físicamente, como la constructora IELCO, que ha conseguido contratos públicos en este emirato.