Las características topográficas del recinto, meseta elevada respecto al viario perimetral, refuerzan el concepto de jardín como “espacio de interrupción con la rutina diaria, lugar que da idea de separación del mundo exterior”.